Image is not available
Slider
 

Calles Compartidas

Calles Compartidas es una iniciativa piloto que, a partir de experiencias en el Reino Unido en movilidad sustentable y participación ciudadana, busca experimentar un cambio de hábito en el uso de la calle para combatir el cambio climático. Esta iniciativa promueve el uso de sistemas de transporte sustentable y encuentros cara-a-cara entre las personas, buscando sensibilizar a la ciudadanía acerca de cómo nuestras conductas pueden revertir los altos índices de contaminación ambiental a partir de nuestros cambios de hábitos y disposición a compartir la calle.


 

¿Qué es Calles Compartidas?

-Prioriza su condición de espacio público por medio de estrategias de diseño.
-Promueve las interacciones sociales y la convivencia vial.
-Minimiza las separaciones de los usuarios.
Impactos:
-Reduce las emisiones de CO2.
-Mejora la seguridad vial.
-Mejora la calidad de la vida urbana y el bienestar.

 

Cambios de Hábitos

En Santiago la tasa de motorización crece 7% al año, sin embargo, el espacio para circular no crece al mismo ritmo, lo que genera atochamientos, altos índices de contaminación, entre otros problemas.

El proyecto propone un cambio de paradigma en el uso de la calle promoviendo espacios centrados en las personas y no tan solo en automóviles. Para esto, se diseña un tipo de calle a escala humana que invita a compartir el espacio entre peatones, bicicletas, transporte público y autos, situando a los vehículos a la par de los demás modos de transporte.

 

Cambio Climático

Este proyecto surge a partir de la preocupación por parte de la ciudadanía y las autoridades respecto a los altos niveles de contaminación existentes tanto en Santiago como en otras ciudades del país.

Surge para enfrentar el cambio climático a partir de la reducción de emisiones de CO2 generadas por el transporte urbano, promoviendo estrategias de movilidad que pongan en el centro la movilidad no contaminante centrada en las personas.

 

Experimento Avenida José Miguel de la Barra

Calles Compartidas realizada en 2016 fue un experimento aplicado en 14 manzanas de los barrios Lastarria y Parque Forestal de la Comuna de Santiago Centro, Santiago de Chile, el área se denominó distrito bajo en carbono y en él se implementaron tres tácticas urbanas, la primera de ellas correspondió a una ciclovía experimental, la segunda al prototipo de una calle compartida y la tercera a un Malón Urbano. Estas tácticas fueron acompañadas por diferentes herramientas de medición como árboles de ideas, sensores Smartcitizen, contadores de tráfico de bicicletas, y una encuesta ex–antes y ex-post, de la aplicación de las tácticas.

Una calle compartida es aquella que invita a distintos modos de transportes y usuarios a hacer uso de ésta. Más del 70% de las personas identifica al transporte como la principal fuente de contaminación en las ciudades. Gracias a la herramienta Smartcitizen Kit pudimos apreciar que se redujo en 9 veces las emisiones de CO2. La calle ideal de las personas, son las más amables con los niños, con los adultos mayores y de prioridad peatonal.

 

Desarrolla: